Tecnologías de proximidad

8 de mayo de 2010

Les cuento una pequeña historia. A principios de 2009, cuando se desató –primero en México-, la influenza AH1N1, ese virus que desató nuestros más atávicos miedos, nuestra imaginación más apocalíptica y especialmente, fue evidente que no contábamos con medios de información a la altura de lo que suponía este desastre, decidí en conversación con los colegas de Comunicación Social y editores de la Revista Magis del ITESO, abrir un blog coyuntural sobre la epidemia, que llevó por título “Diarios de le epidemia”, fue un ejercicio agotador, una demanda cotidiana y esforzada por aprehender las claves cotidianas por donde pasaba la intelección en torno al virus y sus efectos; fue sobre todo un ejercicio que puso a prueba mi capacidad para sostener en tensión analítica las vías rápidas de lo que acontecía con el análisis más pausado (y sin tiempo) de lo que este virus venía a mover. Los resultados, su éxito o su contribución están ahí. Con algunas tareas pendientes.
La historia tiene que ver, con que esa entrada a un blog cotidiano me abrió la compuertas de un mundo desconocido: la red, internet dejó de ser ese lugar más o menos frecuentado para buscar un dato o encontrarme con algunos (muy pocos) a través del correo electrónico. Mi entrada a face book, fue casi natural, no me percaté al principio del lugar que estaba habitando, pasaron algunas semanas para hacer posible que mi conciencia asimilara la potencia “agorística” del nuevo espacio que estaba visitando: yo que había decidido cerrar un blog exitoso, convencida de que era fundamental el repliegue hacia los tiempos largos de la reflexión.
Facebook me hizo cambiar, poco a poco, día a día, semana a semana fui entrando en contacto con universos fascinantes, jóvenes. Y vuelvo ahora, con este blog, en el intento de encontrar una temporalidad y una escritura intermedia.
El blog está organizado por secciones que se irán actualizando conforme los ritmos de la vida lo permitan.
Los comentarios quedan abiertos, porque confío absolutamente en el buen juicio y en la capacidad de debate de los cibercuidadanos.
Bienvenidos pues a este Viaducto y al tráfico de ideas.

9 comentarios:

Rossana dijo...

probando la opción de comentarios

Anónimo dijo...

Es un lujo de nuevo visitarte virtualmente, en el cruce de lo instantáneo y el trasfondo. (Aquí entre nos: me pareció que los otros archivos no admiten comentarios). Gracias por seguir compartiendo. (Gilberto)

Rossana dijo...

Hola Gilberto...no le entiendo bien todavía a este rollo...sí, la bronca del diseño por páginas es que no acepta comentarios, más que en esta entrada...Jabaz me está ayudando a resolver el asunto...a ver cómo lo mejoramos...gracias

Tuko dijo...

Haciéndonos cada vez más omnipresentes doctora, gusto de tenerla también por acá.

DorisFM dijo...

Larga vida al blog. Qué bueno que estás acá.

marcelaibarra dijo...

Ah ya vi......ja,ja.....el diseño está padre, muy acogedor para leer, voy con calma con lo escrito, pero de entrada ya está en mis favoritos!

marcelaibarra dijo...

Por cierto la fotografía principal está de lujo.

Tony Valderrama dijo...

¡Bienvenida de regreso!

Ramiro dijo...

Ahora por acá... Estaré leyendo tus post. Chau.

Lorem Ipsum

  © Blogger templates Newspaper II by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP